Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

La Gusana Ciega recientemente se reencontró con sus seguidores en Estados Unidos en fechas en solitario y comenzar una gira en México en base a promocionar Borregos en la Niebla, su más reciente producción. Pero Guadalajara tendrá un concierto muy especial y hecho para la ocasión, el seis de marzo en Conjunto Santander. Germán Arroyo, baterista de La Gusana Ciega, charló con Ciento Uno.

—¿Qué tal la gira?
—Arrancamos el año con una pequeña gira de siete fechas en Estados Unidos y regresamos a México para continuar con ello, estamos con nuestro nuevo material, Borregos en la Niebla.


—¿Cómo los recibieron en Estados Unidos?
—Muy bien, hace un rato que no veníamos solos, habíamos girado con Enjambre, con Porter, ahora pudimos estar solos con nuestro público, la gente disfrutó mucho, algo muy gratificante fue que estuvieron coreando las letras de nuestros más recientes discos.


—¿Este concierto en Guadalajara se ve diferente a su gira, por qué?
—Es un formato acústico, con un escenario 360, será una especie de ring en medio de la gente, en este lugar precioso, el Conjunto Santander, estamos con mira de grabar este evento. El proyecto comenzó a trabajarse desde el año pasado y aún estamos preparándolo, originalmente iba a ser en Ciudad de México, pero no encontramos un lugar adecuado y una fecha. Nos gusta como suenan los acústicos y estaremos los cinco músicos del formato en vivo, tal vez con más invitados, desnudaremos nuestros temas, reducirlas a su base a su esencia.


—¿Qué opinión tiene acerca de la industria en México?
—Hay nuevas oportunidades y herramientas, pero en esencia son los retos de siempre, tener una buena propuesta, cuidar a tus seguidores, las cosas básicas siguen siendo las mismas. Tienes que trabajar para que te escuchen, vayan a tus conciertos, compren tus canciones. En el rock en español se comienza a nutrir, se siente vivo, el rock siempre ha estado ahí, siempre en la contracorriente. Los grandes retos de ahorita es como trascender la cultura de nicho para entrar al masivo.
—¿Qué opina de esta explosión de festivales en el país?
—En México la cultura del festival se fue desarrollando a la par de nuestra carrera, comenzamos en 1996, nos tocó ir al primer Vive Latino. Ahora muchas ciudades tienen sus propios festivales, yo lo veo como un buffet, que por un precio razonable puedes ver muchas agrupaciones, ayuda a la economía y las personas lo disfrutan, pero también afecta que si vas a una plaza y recién pasó o viene un festival y quieres tener una fecha sola es complicado. En un futuro va a pasar algo y todo se va a equilibrar, las personas se van a cansar de ver a sus artistas solamente en formato festival.


—¿Una anécdota de su concierto con Lenny Kravitz?
—El primer día que tocamos con Lenny, la primer fecha en México, había mucha seguridad, nos separaron, al siguiente show estábamos en Monterrey, de repente llegó el manager de Kravitz, nos tocó la puerta, nos preguntaron si Lenny podía pasar, nos preguntó Lenny si todo estaba bien, una gran persona, luego hacia el final del show, Lenny nos sube al escenario y nos presenta ante el público. Fue un momento muy especial. (Comentarios: [email protected]).


Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: