Héctor Castro Aranda/enviado Arena Ciudad de México

Jorge “Maromero” Páez Jr., heredero de nombre y apellido de alcurnia, de estilo espectacular, pero enriquecido de técnica, de contundencia, destinado para ser elevado al nicho de los gigantes, con propiedades para imaginarlo ídolo, jamás logró dar el gran salto, se enfrentó al “Tornado” de Tijuana, Antonio Margarito, quien se retiró hace cuatro años por una lesión en su ojo derecho tras el encuentro ante Manny Paquiao. Margarito se erigió hacia la fama la noche que derrotó de forma contundente al puertorriqueño Miguel Cotto, en la primera edición.

El encuentro de Margarito contra “Maromero” Jr., se desarrolló el sábado cinco de marzo marzo en la Arena Ciudad de México, ante una entrada de 9 mil 500 personas. Páez Jr., se presentó con sobre peso y Margarito con movimientos lentos. En el sexto episodio, “Maromero” Jr., penetró una derecha al rostro del tijuanense, lo que provocó que cayera de forma contundente. Para el séptimo episodio, el cachanilla se dio cuenta que su velocidad y pegada lastimaron a Margarito, por lo que bajó intensidad para no dañar a su colega profesional.

Lo que ayudó a Margarito en esta pelea, fue la gran pegada que aún conserva. Tras diez rounds de combate, los jueces dictaminaron darle a Margarito la decisión unánime con puntuaciones de 95-94, 97-93 y 96-93.

143