Héctor Castro Aranda.

De Fortaleza, Brasil, es fundada la alineación de Plastique Noir en 2005, basados en el dark wave y post punk. Con cuatro discos en su haber, los brasileños estarán en Ciudad de México como único punto del país el 18 de agosto en Foro Bizarro. Plastique Noir brindó de su tiempo a Ciento Uno.

—¿Qué tan fuerte es el movimiento dark wave en Brasil?

—Brasil es un país muy extenso, entonces siempre habrá mucha

variedad en todos los estilos musicales, urbano, metal, electrónico y gótico, dark wave también, pero no podría ser medido por la cantidad de bandas, pero tenemos algunas bastante muy buenas, aunque prefiero tratar esta cuestión por la forma en que los góticos, no solo artistas y productores, los propios adeptos también, están organizados. Yo podría hablar de muchas cosas, voy a intentar citar algunas iniciativas más cercanas a mí o que traten de abarcar más de una capital o región. Sellos: destacaría a Wave Records de Alex Twin (3 Cold Men, Pecadores, Wintry. Deepland Records de Marcelo Kpta ( Das Projekt). Los dos sellos trabajan con artistas brasileños y extranjeros. Wave lanzó los dos recientes álbumes de Plastique Noir y tiene una presencia fuerte en la escena europea. Deepland, hace un admirable trabajo de incentivo a artistas brasileños principiantes, pero no se restringe a ellos. Festivales: el mayor destaque es el Woodgothic, organizado por la agrupación Escarlatina Obsessiva y que ocurre cada dos años en lo alto de la región montañosa del sureste de Brasil. Su cartel presenta bandas de varias partes de nuestro país, también hay actos internacionales. Recuerdo de una edición en la que tocamos y donde pudimos conocer a muchos chilenos, esperamos reencontrarlos en la gira y a veces bandas clásicas que regresan a las actividades. Hasta hace poco teníamos el Wave Summer Festival  que en dos ediciones trajo muchos nombres de peso como Das Ich, Frozen Autumn, Ataraxia en Sao Paulo. Agrupaciones: Escarlatina Obsessiva, Elegia, Pecadores, Das Projekt, Scarlet Leaves, The Knutz, Blue Butterfly, População Zero. Es importante decir que en todas las regiones y principales capitales brasileñas hay eventos regulares con temática dark. Sin embargo un cierto aislamiento geográfico, la capital del país, Brasilia, fue donde probablemente el escenario gótico brasileño nació en los años 1980 y permanece vivo hasta hoy, es la tercera ciudad donde más tocamos, después de Sao Paulo y Fortaleza. Estamos siempre tocando también en la región Norte, por las capitales esparcidas por la Amazonia y alrededores, donde existen hoy algunas de las más bien organizadas fiestas dentro de esa subcultura, comenta Airton S.

—¿Qué sienten presentarse en México?

—Personalmente, siempre tuvimos admiración por la cultura mexicana de un modo general. Algunos de nuestros amigos ya han visitado su país y nos han contado cosas increíbles. Creo que estábamos en deuda con los fans mexicanos. Hemos tardado mucho para llegar a ellos. Es notoria su presencia constante en nuestros medios sociales. Todos los días se lee la frase “Vengan a México”, incluso en posts que nada tenían que ver con giras.

—¿Notamos que su influencia nos recuerda al sonido de los

años 1980, por qué esa decisión?

—Somos tres personas con edad entre 30 y 40 años, la generación Y, creo que crecimos en la resaca del post-punk; mi viejo hermano, con quien yo compartía cuarto, sus amigos escuchaban a The Police, U2, The Cure, The Smiths, A-ha, terminé amando todo eso. Más o menos lo mismo sucedió con los otros músicos de la banda, pero en el caso de Deivyson y Danyel (que son hermanos) la influencia musical más grande puede haber venido de su padre, que le gustaba el rock clásico en general. Somos muy nostálgicos también, entonces todos estos factores tuvieron su influencia,  tal vez no haya sido una decisión, sino un flujo natural que desembocó de esa forma en nuestra manera de crear los temas.

—¿Piensan sacar su producción en vinilo?

—Sí, voy a aprovechar aquí para explicar por qué nuestro primer disco, Dead Pop, es un artículo caro: estamos llevando a la gira parte del último lote de 30 o 40 copias (CD) existentes de la primera y única edición. Pretendemos reeditarlo en vinilo, pero eso no debe suceder antes de 2020, porque estamos produciendo un nuevo trabajo inédito. Estoy divulgando esto probablemente por primera vez ahora.

—¿Qué opinan de la industria musical desde su perspectiva?

—He hablado mucho de eso con otras personas recientemente. Creo que hay condiciones mejores y peores hoy, si miramos la industria como era cuando yo comencé a consumir música. A finales de los años 1980 y hasta mediados de los 2000, había el papel del ejecutivo de la grabadora (disquera) a quien todos soñaban saludar, poder conversar con él en una fiesta muy selecta, mostrarle su demo y convertirse en un rock star al día siguiente. Era el gran muro que necesitaba ser escalado y transpuesto hasta el otro lado, donde florecían los sueños adolescentes de todo músico. Este hombre muy importante murió, prácticamente no existe más. Los artistas muy populares todavía continúan existiendo, pero la preferencia, o quién sabe, la capacidad de concentrarse del público se ha vuelto tan volátil que los más famosos no consiguen dormir por la noche, preocupados por cómo se mantendrá en la cima por otra semana, otro mes, otro año. Antes, ellos tenían una montaña de dinero que sería despejada en los únicos medios de comunicación posibles: TV y radio. Contenido unilateral, perpetuando aquellas mismas bandas y artistas. En el extremo opuesto ahora están todos aquellos como el Plastique Noir, que por primera vez en la historia pudieron ser escuchados, por ejemplo, en México, tan lejano de Fortaleza, Brasil. Especialmente porque las redes son inteligentes y ponen en contacto casi automático: uno, las expectativas por nicho, y dos, aquellos que pueden responder a esas expectativas. Nuestra posibilidad de que un día podamos disfrutar de la estructura de una gran discográfica se ha vuelto más pequeña de lo que era antes, naturalmente, porque esas estructuras se derrumbaron una a una, entonces necesitamos trabajar bastante, todo el tiempo, creando nuevos temas y objetos de atención en nuestros medios sociales, promoviendo y fortaleciendo la participación por la proximidad con los fans, sean cercanos o lejanos. Mucho del glamour y de la perspectiva de vida fácil y lujosa se perdió, pero, ¿quiere saber? Si usted piensa bien, eso representa una victoria para el espíritu. Mantiene los egos controlados. El arte gana espacio donde habría el cinismo, la superficialidad de las relaciones personales, el abuso de la industria sobre el artista, del artista sobre el fan. Incluso aquellos en los top charts están teniendo que vigilar el propio discurso y sus actitudes, y necesitan trabajar tanto como los artistas de nicho para sobrevivir siempre un poquito más en ese océano multilateral de información.

 

 

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: