Redacción Ciento Uno

No son muchas las razones por las cuales un banco rechazaría la sustitución de tu crédito hipotecario. Es probable que todavía tengas posibilidades. La compra de deuda de un crédito hipotecario es una operación financiera interesante para las entidades financieras. ¡Están consiguiendo un nuevo cliente y con un producto muy rentable para el banco! Por qué, entonces, a veces, ¿rechazan el traslado de deuda hipotecaria de alguien? Te detallamos las causas más comunes de rechazo a continuación:

1. Mala calificación crediticia
Esta es una razón muy poderosa para rechazar un negocio financiero: la
calificación que aparece buró de crédito es poco favorable Es decir, la
persona ha dejado de cumplir con los compromisos adquiridos y ha sido
reportado por una entidad financiera, el estado, un centro educativo o una
empresa. Si tu score es malo, ningún banco podrá realizar nuevos negocios contigo. Nadie querrá comprar tu deuda porque verán que para otras entidades ha sido difícil recuperar el dinero que te han prestado, por lo tanto, prestarte más dinero no es viable.

2. Listas internacionales de interés
En el mundo existen listas “negras”. Estar en una de ellas es un gran lío
financiero.

3. Sobreendeudamiento
Si tienes muchas deudas que ocupan gran parte de tus ingresos, los bancos
pueden ver riesgoso tu capacidad de continuar pagando tus obligaciones
financieras en el futuro. El banco tiene indicadores. Espera que, de los ingresos de una persona, un cierto porcentaje se dedique a gastos normales, como vivienda, alimentación, transporte, etc. Al hacer el ejercicio del balance de las finanzas de una persona, se dará cuenta que la persona está utilizando los recursos destinados para vivir en ¡pago de créditos! En ese momento, se considera que adquirió más deudas de las que podía pagar.
Si este es tu caso, la recomendación es pagar todas las deudas que puedas
antes de solicitar el traslado del crédito hipotecario para que el análisis
de tus finanzas sea más favorable.

4. Falta de ingresos comprobables
El banco necesita determinar que el nuevo cliente que desea cambiar su
crédito hipotecario de banco tiene ingresos estables para pagar sus deudas.
De lo contrario, el riesgo sería alto. En ocasiones, los ingresos de las personas son buenos pero no son demostrables, no tienen comprobantes válidos que los respalden. Reciben dinero por un arriendo, pero no tiene contrato firmado; sus padres les dan dinero de tanto en tanto; tienen negocios de tiendas pero no dan facturas; o reciben comisiones, pero no facturan. Esos ingresos sirven para mostrar un buen manejo de la cuenta corriente, pero no sirven a la hora de negociar la sustitución de crédito hipotecario.

5. Pago impuntual de mensualidades
El banco que esté interesado en comprar tu deuda hipotecaria analizará la
puntualidad con la que has venido pagando tus mensualidades con el anterior banco. Si no has estado pagando a tiempo, esto puede representar una alerta de riesgo y el banco podría desistir de comprar tu deuda.

¿Qué hacer en estos casos?
Ante una calificación “deficiente” hay posibilidades. Será necesario
aportar más pruebas de la capacidad de pago del cliente.
Si estás reportado, lo primero, es verificar que la información sí sea
correcta.

En ocasiones, se cometen errores de digitación. Será necesario demostrar:
● Que estás reportado ante la central de riesgo o en las listas
internacionales por un error.
● Que ya cancelaste muchas deudas y que buró de crédito está atrasada
con la información que muestra.

Por último, realiza las gestiones necesarias para formalizar tus ingresos y
que estos puedan ser presentados al banco. Con estos elementos en orden, no habrá razón para que un banco no quiera comprar tu deuda hipotecaria con mejores condiciones. Estas operaciones son muy atractivas para los bancos porque atraen clientes de alto valor con menor riesgo; el banco puede ver que ya has venido pagado con puntualidad
tus mensualidades anteriores.

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: