Héctor Castro Aranda
cientounorevista.com

La historia del rock and roll ha ofrecido diversas agrupaciones que han marcado un antes y un después, formaciones que alzaron y alborotaron a las masas por medio de sus letras y melodías, la generación de la rebeldía.  Directamente de la capital de Inglaterra, The Who, arrancó operaciones en 1964, compitiendo con The Rolling Stones y The Beatles, pero la música de The Who era particularmente diferente a la de sus colegas, asociados a géneros como el freakbeat y el hard rock, eran muy ruidosos en sus inicios, una banda potente, agresiva y espectacular que asustaba a muchos sobre todo con su tema de 1965, “My Generation”. Las potentes guitarras de Pete Townshend, la bestialidad en la batería de Keith Moon y la raposa voz de Roger Daltrey, fueron del agrado del globo y se hicieron de fama rápidamente por sus presentaciones en vivo donde destruían sus instrumentos, usaban pirotecnia y pantallas gigantes con proyecciones.


En 1967, en pleno espíritu hippie, fueron de los actos estelares y The Who llegó con toda su producción y ruido, asustando a los celebradores de la paz y el amor, otros los vieron como extraterrestres. The Who, simplemente eran los punks de esa  época, dramáticos, se convirtieron en líderes del movimiento mod. Los mods son chicos de clase media baja, la mayoría sin demasiadas expectativas de futuro, pero convencidos de que pueden proyectar una nueva actitud ante la vida. El mod rechaza el sistema de valores tradicional, propone una ruptura estética (adiós a los rockers y sus reiterativos pantalones vaqueros) y social. Sus diversas frustraciones tornan en violencia, pero también, paradójicamente, en una forma de vestir elegante, con gusto. Los rockers representan el pasado, el inmovilismo, el rechazo a los nuevos acordes. Los mods pasan de las glorias tipo Chuck Berry, Jerry Lee Lewis o Gene Vincent, para preferir el ritmo y blues escuchado a máximo volumen y la música de The Who; Los Rolling Stones o Beatles ya no congeniaban con esta nueva ola.

Con el paso del tiempo llegó el rock duro y el espíritu hippie murió ya cruzando los años 1970. Mientras Pete Townshend trabajaba en una nueva ópera rock llamada Lifehouse, que nunca llegaría a completar, el grupo, como ya era habitual, editó esta canción en formato de single para mantener la atención de los oyentes, tema que se convertiría en un nuevo clásico y una joya más para añadir al repertorio de la banda. Esa década fue de los británicos, los estadios llenos, las giras mundiales, su sonido consagrado era reconocible y ya bien masticado por sus oyentes. “Who’s Next” en 1971, y más tarde apareció su disco de ópera rock Quadrophenia, en 1973, logran colocarse en el tope de las listas de éxito. Una banda que entró en lo ruidoso, en 1976 ingresaron al récord Guinness como La banda más ruidosa del mundo, pero ellos ya estaban logrando obras de arte con ópera rock, mucho antes que Queen y Pink Floyd. Hasta el tope de popularidad llegaron las producciones cinematográficas, Tommy es la adaptación  de la ópera rock de The Who homónima, realizada por el director inglés Ken Russell en 1975, y Quadrophenia de 1979: “Corre el año 1964 en Londres, y Jimmy pertenece a una banda de mods, jóvenes impecables que se mueven en sus motonetas italianas Vespa o Lambretta y escuchan música mod. Sus disputas con los rockers, que visten de cuero, llevan grandes motocicletas y escuchan rock and roll, son continuas”. Este filme es un estandarte del movimiento mod; en 2004 la revista Total Film catalogó la película como el trigésimo quinto mejor film británico de todos los tiempos.


Las desgracias llegan para The Who, muere su baterista, Keith John Moon a los 32 años, fue sustituido por Kenny Jones; pero no obstante al esfuerzo de la agrupación, la carrera del grupo declinó, hasta que en 1982 el grupo se desbandó. Desde 1996 hasta la fecha han estado vigentes, pero a pesar de haber hecho tanto no se les dio el reconocimiento necesario, sino hasta recientes fechas, en las que han tenido un auge entre las nuevas generaciones y un redescubrimiento entre sus viejos seguidores. The Who Hits 50! Tour, digamos fue el gran retorno a los grandes inmuebles, las arenas registraron llenos a partir de 2014, compartieron escenario con Roger Waters, Bob Dylan, Neil Young, Rolling Stones y Paul McCartney en el festival Desert Trip en Indio, California, mismo lugar donde se produce Coachella, esto ayudó más a conectar a viejos y nuevos seguidores. The Who con esa misma gira llegó a México por vez primera, agotando el Palacio de los Deportes con más de 20 mil personas.
Ver a The Who en vivo es toda una experiencia, Pete Townshend y Roger Daltrey, únicos sobrevivientes, líderes y voces, a sus más de 74 años de edad, se encuentran en perfecto estado físico.
En dos conciertos de The Who estuvimos presentes para contárselos a ustedes en estas páginas de Ciento Uno. Ahora, a 55 años de la fundación de esta banda británica, anuncian su nuevo álbum, Who, el decimosegundo material de estudio del grupo, programado para ser publicado el 6 de diciembre por la compañía discográfica Polydor Records.
Y por primera vez en muchos años, The Who pudo disfrutar nuevamente del éxito masivo, al agotar las entradas para su concierto en el estadio Wembley el 6 de julio, acompañados de arreglos con una sinfónica. Ahora se encuentran por terminar su gira por Estados Unidos; 2020 ya cuenta con fechas para los británicos por toda Europa.

(Comentarios: hectorcastro@cientounorevista.com).

Comentários no Facebook

A %d blogueros les gusta esto: